La tragedia golpeó a la franja más pobre