La UE revisará su política de visas antes de fin de año

Posiblemente se exija ese requisito a países de América latina
Posiblemente se exija ese requisito a países de América latina
(0)
23 de junio de 2002  

MADRID (De nuestra corresponsal).- Lo que podría ser el paso inmediato más concreto de la Unión Europea contra la inmigración clandestina ya tiene fecha y forma: de aquí a fin de año revisará su política de visados y es posible que lo exija a países de América latina cuyos ciudadanos están exentos de esa preselección.

Pese a que no se hicieron menciones expresas, las fuentes coinciden en que la Argentina está prácticamente fuera del riesgo de ser incorporada en ese listado, tal como indicó LA NACION ayer. También señalaron a Ecuador y, en menor grado, a Bolivia como eventuales candidatos regionales a ser incorporados. Ese es el paso más concreto en materia migratoria que dio la cumbre que finalizó en Sevilla, que también acordó incorporar la lucha contra la inmigración ilegal como elemento de política exterior con terceros países. Pero de forma general, de aplicación aún incierta y lejos de las sanciones efectivas que pretendían España, Italia y Gran Bretaña, que, en conjunto, tropezaron con el rechazo del francés Jacques Chirac. Y allí terminó la idea.

Pero la despedida más estruendosa corrió por cuenta de la banda terrorista ETA, que envió su mensaje con la inusual seguidilla de cinco atentados en 24 horas, dos de ellos, ayer. Y obligó a Aznar a hablar de ella durante el cierre de la cumbre.

El presidente español confirmó el giro europeo hacia una política más firme contra la inmigración clandestina, como define a los miles de inmigrantes que llegan sólo con sus documentos nacionales y sin haber tramitado un contrato de trabajo en su consulado de origen. "Europa quiere afrontar este problema sin demagogia y con realismo. El paquete de medidas adoptado es equilibrado y global. Todos estamos de acuerdo en que la inmigración es positiva... si sus flujos son ordenados de acuerdo con la ley", dijo. "Los países terceros, originarios de inmigración, deben cooperar en ese objetivo", sentenció.

Políticamente, el paso más llamativo es la incorporación del bloque de una idea nueva: vincular sus relaciones exteriores con la colaboración que terceros países presten en materia de inmigración clandestina. Pero tal concepto quedó plasmado en términos generales y alejados de la suspensión de créditos o de acuerdos de cooperación que pretendía el eje España- Italia- Gran Bretaña. El texto final deja de lado esas sanciones y sólo acepta que la falta de cooperación de un país "podría dificultar" sus relaciones con la Unión Europea. Y, por el contrario, "favorecer" la de quienes colaboren.

Ampliación de la UE

El texto sí reconoce al bloque la posibilidad de adoptar "medidas" contra un tercer país en el caso de que constate "una falta injustificada para cooperar en la gestión de flujos migratorios". Condiciona luego su eventual adopción a que se decidan "por unanimidad" de los 15 miembros. Algo que, por el momento, las convierte en altamente improbables.

La cumbre dedicó también tiempo al programa de ampliación de la Unión Europea a países de Europa oriental y ratificó el cronograma para que, en el 2004, se produzca la incorporación de diez países de la región. Si todo va bien, ese destino espera a Polonia, Bulgaria, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta y República Checa.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.