La única salida: avanzar hacia una mayor integración

Louise Story
M. Saltmarsh
(0)
6 de septiembre de 2011  

NUEVA YORK.– Fue una breve lección extraída de la historia norteamericana que sirvió como sugerencia, no tan sutil, para aplicar en Europa. Cuando un funcionario de un banco central europeo se reunió hace poco con su par en Washington, el anfitrión sacó a relucir los Artículos de la Confederación, de 1781, precursores de la Constitución de Estados Unidos.

El mensaje fue claro: busquen una unión más fuerte, o corran el riesgo de sufrir un derrumbe.

La historia del fallido intento norteamericano de funcionar como una laxa confederación de 13 estados es cada vez más relevante para muchos funcionarios europeos que se debaten con los drásticos problemas de su propia defectuosa unión monetaria conformada por 17 naciones. La falta de una fuerte coordinación central de la política de deuda y gastos de la eurozona es un motivo clave por el cual Europa no ha podido resolver su crisis financiera que ya lleva 18 meses.

Y por eso, Europa parece inclinarse cada vez más hacia una unión fiscal que convertiría la eurozona en algo similar a los Estados Unidos de Europa. "Si quieren mantener el rumbo exitosamente, tendrán que seguir con cambios estructurales y una más profunda integración económica", dijo Antonio Borges, de la unidad europea del FMI. "Para dejar atrás la crisis, necesitamos más Europa, no menos. Y la necesitamos ya."

Sin embargo, nada ocurre con rapidez en Europa. En general, esas medidas todavía se impulsan tras bambalinas, y muchas aún deben llegar a la agenda oficial. Pero varios funcionarios europeos dijeron que hubo un importante acuerdo para planificar una relación fiscal europea más estrecha para igualar a la unión monetaria unificada con la cual la eurozona funciona desde hace más de una década.

Algunos funcionarios advirtieron que una reforma profunda de la política fiscal europea llevaría tiempo y exigiría más cambios en los tratados que rigen el euro. Pero apuntaron a algunos pequeños cambios que ya se están produciendo como evidencia de que los ministerios de Finanzas de la eurozona entienden que no tienen más alternativa que actuar juntos si quieren evitar un catastrófico derrumbe del bloque.

Con el nuevo salvataje de Grecia pactado en julio, que aún espera la aprobación de cada uno de los países de la eurozona, la manera fraccionaria en la que Europa toma las decisiones fiscales corre el riesgo de desatar una crisis en cada nuevo paso.

Cada plan exige la aceptación de los ministros de Finanzas y el Parlamento de cada país tiene el poder de vetar el acuerdo. Muchos economistas dicen que la crisis de la deuda del continente podría haber sido resuelta con mucha mayor rapidez si existiera alguna clase de institución financiera central, como el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

La unión monetaria europea tiene sus raíces en el Tratado de Maastricht, de 1992, que puso en marcha las reglas para la creación del euro y de la integración de la eurozona. Pero no especificó cómo los países debían manejar los gastos y los impuestos; les dieron tan sólo unas reglas laxas sobre los déficits presupuestarios para que siguieran... o violaran.

En el curso del mes próximo, es probable que los mercados vuelvan a mostrarse volátiles mientras en Europa continúan las negociaciones finales sobre el salvataje griego, proceso que ilustra lo complicado que sería crear un ministerio del Tesoro europeo.

Eso no ha impedido que algunos funcionarios reclamaran medidas en esa dirección. El mes pasado, la canciller alemana, Angela Merkel, y presidente francés, Nicolas Sarkozy, propusieron nuevos impuestos a las transacciones financieras así como leyes comunes para los gravámenes corporativos. También propusieron que cada país incorporara a sus constituciones leyes que limiten los déficits, un proceso en marcha en España, Portugal y otros países.

Días antes, Lorenzo Bini Smaghi, directivo del Banco Central Europeo, se había unido a la campaña de muchos economistas para introducir eurobonos, que proporcionarían un respaldo conjunto de una parte considerable de la deuda soberana de cada miembro de la eurozona. Un funcionario del ministerio de Finanzas alemán reconoció que el gobierno consideraba esa clase de unión como algo necesario e inevitable.

En cierta medida, los líderes de Europa ya han iniciado el camino hacia una unión de esa naturaleza. Tal vez, el paso más importante haya sido la creación del Fondo de Estabilidad Financiera, subsidiado por todos los países de la eurozona y autorizado a prestar dinero a los países miembros con problemas.

La eurozona también tiende a aumentar la supervisión de los planes presupuestarios de los países en situación de riesgo, y a concederle a la Comisión Europea más poder para imponer duras penas a los países que violan las reglas fiscales.

En el momento en que eso ocurra –si es que ocurre–, dijo Graham Bishop, analista financiero que ha asesorado a los Parlamentos británico y europeo, "será el momento del control colectivo ejercido sobre un Estado descarriado... el paso final hacia una unión política de facto".

Traducción de Mirta Rosenberg

Nuevo plan de empleo de Obama

DETROIT (Reuters).- El presidente norteamericano, Barack Obama, anticipó ayer algunos de los puntos del plan para fomentar el empleo que presentará pasado mañana en el Congreso. Ante 13.000 personas reunidas en un estacionamiento de la compañía General Motors en Detroit, el mandatario aprovechó el Día del Trabajo para adelantar su estrategia de generar empleos en el sector de la construcción, incentivando inversiones en infraestructuras en todo el país. Los republicanos, con mayoría en la Cámara de Representantes, ya han rechazado cualquier aumento del gasto público. El anuncio de Obama para fomentar el empleo se produce después de que se conociera que la tasa de desempleo permaneció en un elevado 9,1% en agosto.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.