Alarmante aumento del crimen en Brasil. La violencia del narcotráfico ya no reconoce límites en Río