La violencia empañó la cumbre entre Sharon y Abu Mazen

Los líderes no resolvieron sus diferencias La reunión en Jerusalén no dejó resultados visibles Los dirigentes se volverán a encontrar Un atacante suicida mató a una pareja de colonos judíos
(0)
18 de mayo de 2003  

JERUSALEN.- En las conversaciones de más alto rango en Medio Oriente en más de dos años, el primer ministro israelí, Ariel Sharon, y su colega palestino, Mahmoud Abbas (Abu Mazen), no lograron resolver sus diferencias sobre el plan de paz presentado por Estados Unidos, las Naciones Unidas, la Unión Europea y Rusia. La cumbre fue ensombrecida por un atentado suicida palestino y acciones del ejército israelí, que en total dejaron cinco muertos.

La reunión, cerrada a la prensa, se realizó en la oficina de Sharon en Jerusalén oeste, según la televisión pública israelí, horas después de que se produjeran en Gaza y Hebrón nuevos episodios de violencia entre israelíes y palestinos.

Sharon y Mazen no hicieron declaraciones tras la reunión de tres horas, pero el gobierno israelí anunció que volverán a dialogar después de que el premier de Israel viaje a Estados Unidos, donde pasado mañana será recibido por el presidente norteamericano, George W. Bush.

Por su parte, Nabil Abu Rudeinah, vocero de Yasser Arafat, dijo que las conversaciones "no arrojaron ningún resultado en concreto". "Mazen pidió al premier israelí aplicar la hoja de ruta del plan de paz y éste respondió en forma genérica", añadió.

Las tres horas de diálogo se centraron en la llamada "hoja de ruta". El texto prevé principalmente el cese total de los actos de violencia de la intifada, el congelamiento de la colonización judía en los territorios ocupados y la creación por etapas de un Estado palestino de aquí a 2005.

El gobierno israelí todavía no lo ha ratificado. Sharon sólo la aceptó en principio y desea hacerle 15 enmiendas, que abordará pasado mañana durante su reunión con Bush, la séptima con él desde marzo de 2001.

Fuentes palestinas explicaron que Sharon rechazó la exigencia palestina de que Israel acepte oficialmente la "hoja de ruta". Israel reclama un fin inmediato de los atentados terroristas como condición previa para las negociaciones y además de las modificaciones que exige hacerle al plan de paz, que ya fue aceptado por las autoridades autónomas palestinas.

En tanto, los palestinos demandan que Israel ponga fin a las muertes selectivas de presuntos terroristas, la destrucción de viviendas y el bloqueo a Gaza y Cisjordania.

Este fue el primer encuentro oficial palestino-israelí a alto nivel que se celebra desde hace más de dos años y al que Sharon ha accedido después de que la Autoridad Palestina nombrara a Mazen como premier.

La delegación palestina estuvo compuesta por Abu Mazen, el ministro de Interior, Mohammed Dahlan, y el titular del Parlamento palestino, Ahmed Qureia. Por su parte, Sharon fue acompañado por el jefe de su equipo de asesores, Dov Weisglass; su secretario militar, Yoav Gallant, y su asesor diplomático, Shalom Turgeman.

La reunión estuvo empañada por los actos de violencia. Antes de comenzar, Sharon manifestó, en un comunicado, su "furia" por el atentado suicida de un extremista palestino que ayer mató a una pareja de colonos judíos en Hebrón. En tanto, dos palestinos fueron muertos y 25 resultaron heridos por disparos israelíes en Beit Hanun, al norte de la Franja de Gaza, donde el ejército israelí lleva a cabo operaciones desde el jueves, indicaron fuentes médicas palestinas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.