La violencia en Kabul hace temer por el futuro de Afganistán