La votación, bajo la sombra de los militares

Frank Bajak
(0)
7 de octubre de 2012  

CARACAS.- Los militares venezolanos podrían terminar siendo el factor decisivo en las elecciones presidenciales de hoy, en especial si el presidente Hugo Chávez tropieza en su lucha por permanecer en el poder frente al más formidable contrincante que ha encarado.

Chávez lleva 14 años consolidando su control de las instituciones del Estado, pero son los militares los únicos que tienen influencia suficiente como para decidir para qué lado se inclinará la balanza si la votación resultara reñida o si surgieran cuestionamientos al resultado.

"Las fuerzas armadas serán el principal árbitro del proceso electoral'', dijo Diego Moya Ocampos, analista de IHS Global Insight. Y agregó que los militares serán relevantes si el candidato opositor Henrique Capriles gana por escaso margen o si Chávez se resiste a admitir su derrota.

La propia historia de Chávez revela lo importantes que son las fuerzas armadas y las divisiones que hay en sus filas. Cuando era un teniente coronel de 37 años, Chávez encabezó un intento de golpe fallido en 1992. Fue perdonado y, una década después, ya en la presidencia, algunos oficiales se plegaron a un complot para derrocarlo. El mandatario estuvo sólo dos días alejado del poder. En ambos casos, los intentos golpistas fracasaron porque muchos soldados se negaron a plegarse a los levantamientos.

Oficiales retirados dicen que entre los militares hay profundas divisiones, pero que creen que la fidelidad de los 125.000 miembros de las fuerzas armadas -en particular sus 8500 oficiales- al orden constitucional hará que acepten lo que dispongan las urnas.

Algunos militares chavistas no se mostraron imparciales. El ministro de Defensa, Henry Rangel Silva, apareció toda la semana en la televisión estatal alabando la gestión del presidente. A fines de 2010, Rangel dijo en una entrevista que ni los militares ni la población aceptarían una derrota de Chávez. El general volvió a dar la nota esta semana, cuando afirmó que Capriles piensa desmantelar las fuerzas armadas.

Capriles señaló que seleccionó a un general activo, al que no identificó, para que se desempeñase como ministro de Defensa si llega a la presidencia. El anuncio dejó entrever que no todos los militares están de acuerdo con el gobierno de Chávez.

Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano, agrupación que analiza a las fuerzas armadas, dijo que el anuncio de Capriles "desató una cacería de brujas para determinar'' a cuál de los 500 generales y almirantes había seleccionado Capriles como ministro.

La cúpula militar es nombrada por Chávez. San Miguel calcula que hay unos 300 elementos incondicionales de Chávez entre los oficiales y que la mayoría de los cuadros medios y bajos no están necesariamente comprometidos con el proyecto del mandatario. San Miguel cree que la principal amenaza de violencia no vendrá de los militares si no hay un ganador claro mañana.

Lo que más le preocupa son las milicias pro-Chávez. Muchos venezolanos opinan que las milicias, compuestas por más de 100.000 personas, son poco más que matones.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.