La vuelta del opio a los campos de Afganistán preocupa a EE.UU.