La xenófoba Liga Norte, la otra gran triunfadora