Las automotrices japonesas sufren un fuerte impacto