Las cachetadas de Chávez a Washington

Andrés Oppenheimer
(0)
31 de octubre de 2000  

MIAMI.- ¿Está tratando el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de provocar un enfrentamiento con Estados Unidos? ¿Quiere crear un movimiento antinorteamericano en América latina? Consideren sus últimas acciones:

El 26 de octubre, Chávez le dio una bienvenida de rey al presidente cubano, Fidel Castro, y aprovechó para anunciar que durante su visita firmaría un acuerdo para darle a Cuba petróleo a precios preferenciales.

Un día antes anunció la creación de un "nuevo polo de poder político" en América latina para contrabalancear la influencia de Estados Unidos, y dijo que "la profundización de las relaciones con Cuba forma parte de esa política".

Ese mismo día, Venezuela presentó una protesta diplomática por la presunta incursión del buque Reliance de la Guardia Costera norteamericana en aguas territoriales venezolanas. Según Estados Unidos, la nave estaba realizando un patrullaje antidrogas permitido bajo un acuerdo bilateral de 1991.

El 5 de septiembre, Chávez criticó el Plan Colombia, alegando que "así empezó Vietnam". La declaración cayó como un balde de agua fría en Bogotá y Washington, que han prometido que no habrá tropas norteamericanas en Colombia.

El 10 de agosto, Chávez se reunió con el dictador de Irak, Saddam Hussein, en abierto desafío a Estados Unidos y Europa, convirtiéndose en el primer jefe de Estado extranjero en visitar Bagdad desde la Guerra del Golfo, en 1991.

¿Qué está buscado Chávez? Hasta ahora, Washington había tomado la posición de que "no hay que fijarse en lo que Chávez dice, sino en lo que hace". Según la línea oficial, el ex coronel golpista es un populista al que le gusta hacerse el macho ante su pueblo, pero que no ha hecho nada contra los intereses estadounidenses.

Además, pensaban en Washington, Venezuela no sería tan tonta como para enemistarse con su principal comprador de petróleo.

Sin embargo, algunos están empezando a tener dudas. "Está cruzando la raya", me dijo un ex alto funcionario del Departamento de Estado. "Está muy cerca de desafiar abiertamente los intereses políticos y económicos de Estados Unidos en la región."

Chávez podría estar bajo los efectos de la soberbia petrolera por los altos precios del crudo, o podría simplemente estar siendo consecuente con su ideología, que algunos definen en broma como "machismo-leninismo".

Sin embargo, hay otro escenario más preocupante: que Chávez esté buscando una confrontación con Estados Unidos porque -aunque los altos precios del petróleo inflaron las reservas de divisas de Venezuela- la economía venezolana cayó en casi un ocho por ciento en 1999, y no subirá mucho este año.

"El necesita un enfrentamiento con Estados Unidos, porque tarde o temprano no podrá cumplir con sus promesas populistas", señaló Roger Noriega, influyente asesor del Comité de Relaciones Exteriores del Senado en Washington. "Está esperando un conflicto nacionalista con Estados Unidos para mantenerse en el poder."

Perdiendo la paciencia

De hecho, los venezolanos se están poniendo impacientes. Los pobres están tan pobres como antes, y la fuga de capitales de los ricos llegó a US$ 4600 millones en 1999.

La opinión mayoritaria en Washington D.C. es que lo peor que podría hacer Estados Unidos sería entrar en un conflicto con Chávez, o tratar de desestabilizar su gobierno. Eso le daría la excusa perfecta para convertir su país en una dictadura militar antinorteamericana, como Cuba.

No es casual que el Departamento de Estado rehusara la semana última hacer comentarios sobre la visita de Castro a Venezuela. "No comentamos sobre cada visita que hacen líderes extranjeros a cada país", fue la escueta declaración. Pero apostaría a que el próximo presidente de Estados Unidos tomará algunas medidas defensivas, como comprar más petróleo de México, para cuando Venezuela deje de ser un abastecedor confiable.

No sé por qué Chávez parece empeñado en sacar a Estados Unidos de sus cabales. Lo que sí sé es que no conozco ningún país que haya salido adelante pegándole cachetadas todos los días a su principal cliente.

Acuerdo

  • CARACAS (ANSA).- Cuba ofreció asistencia y capacitación médicas a Venezuela y ésta se comprometió a enviar petróleo a la isla, en el marco del acuerdo integral de cooperación firmado ayer en Caracas por los mandatarios de ambos países, Fidel Castro y Hugo Chávez, respectivamente. Cuba brindará a Venezuela servicios médicos a cambio de hasta 53.000 barriles diarios.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.