Las casas del clan, símbolos de lujo y excesos