Las ciudades, poco preparadas