Las dos alternativas de Fujimori