Las lujosas mansiones que Obama le quitó a la diplomacia del Kremlin