Las mujeres, un arma secreta contra EI

Los kurdos impulsan la igualdad de género en sus filas frente a los abusos de los jihadistas
Los kurdos impulsan la igualdad de género en sus filas frente a los abusos de los jihadistas
Benedetta Argentieri
(0)
5 de febrero de 2015  

LONDRES.- Las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) luchan contra el grupo Estado Islámico (EI) desde hace casi un año, y tomaron el control de grandes extensiones de los tres cantones de mayoría kurda del norte de Siria, incluida la ciudad fronteriza de Kobane. Sus éxitos militares fueron impresionantes, pero ése no es el único frente en el que desafían a los jihadistas.

Además de combatir para sobrevivir, los rebeldes kurdos también están librando una importante batalla ideológica en la región. Para contrarrestar la puja de los jihadistas por apoderarse del corazón y la mente de los habitantes de la región, los kurdos apelan a ideales progresistas y democráticos. En enero pasado, el YPG celebró elecciones en los territorios bajo su control, con especial énfasis en la participación de todas las comunidades étnicas y religiosas.

"Todos tienen que estar representados", reza uno de los artículos de la autoproclamada "Constitución de Rojava", que rige para la región autónoma del norte de Siria.

Uno de los puntos fundamentales de la agenda del nuevo gobierno kurdo de Rojava es la igualdad de género. Las mujeres soldados no reciben órdenes de superiores varones, aunque a ellas, a su vez, se les permite comandar a hombres y a unidades mixtas.

En comparación con cualquier otro ambiente militar, la composición y jerarquía del ejército kurdo en términos de género son únicas. En un mundo horrorizado por las historias de esclavitud sexual masiva a la que son sometidas las mujeres por EI, las imágenes de las combatientes kurdas armadas en el campo de batalla se viralizaron en las redes sociales.

Las bases ideológicas del grupo fueron definidas por Abdullah Ocalan, fundador del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), estrechamente ligado a las milicias kurdas.

El PKK fue fundado en 1978 y durante tres décadas luchó por los derechos políticos y culturales de su pueblo. Su objetivo era la constitución de un Estado kurdo, independiente de Turquía. En 1984, el grupo, que hasta entonces se basaba en principios marxistas-leninistas, lanzó una ofensiva armada contra Ankara, que incluía atentados suicidas con explosivos, secuestros y magnicidios.

Alrededor de 40.000 personas, en su mayoría kurdos, perdieron la vida en ese conflicto, que llegó a su fin con el cese de hostilidades de 2013. Para la OTAN, el grupo es una organización terrorista.

Ocalan, que cumple cadena perpetua en Turquía, manifestó varias veces que "un país no es libre si sus mujeres no son libres". A lo largo de su carrera política, el líder kurdo insistió en que el nivel de libertad de las mujeres determina el nivel de libertad de una sociedad en su conjunto. Ocalan también escribió numerosos libros sobre el tema, incluido Matar al macho y Liberar la vida: la revolución de las mujeres.

Emancipación

Ocalan también abogaba por impulsar la "ciencia de la mujer", y estableció centros de estudios donde las mujeres aprenden sobre la emancipación femenina. Ese ideario es ahora implementado en las zonas de Siria controladas por los kurdos.

"Cuando liberamos una ciudad tomada por EI, primero derogamos la sharia [ley islámica], y abrimos escuelas para todos los chicos y de ciencia para las mujeres", dijo Arin, una combatiente del YPG, de 21 años, en Rojava.

"Decidí unirme a la lucha contra EI no sólo por mí, sino por todas las mujeres de la región", agregó Arin. Luego de unirse a las milicias kurdas, las mujeres se apartan de sus familias y del resto de sus relaciones. A los efectos prácticos, se casan con el ejército.

Traducción de Jaime Arrambide

Agencia Reuters

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.