Las protestas en el mundo capturan la atención de los mercados financieros

La masiva marcha en Santiago de Chile
La masiva marcha en Santiago de Chile Fuente: AP - Crédito: Esteban Félix
Los inversores temen los efectos de una ampliación del gasto público en un contexto de endeudamiento y recesión
Mike Dolan
Marc Jones
(0)
26 de octubre de 2019  

LONDRES (Reuters).- La propagación de las protestas y los disturbios civiles en el mundo en las últimas semanas ocupó un lugar destacado en el radar de los mercados financieros, porque los inversores temen las consecuencias de la presión pública sobre las finanzas gubernamentales.

Administradores de dinero y analistas de riesgo, que buscan un común denominador a la ira popular en lugares tan distintos entre sí, consideran que el malestar es preocupante después de años de débil crecimiento global. Si, como muchos temen, el mundo cae en su primera recesión en más de una década, las causas detrás de las revueltas se profundizarán y obligarán a los gobiernos a aflojar aún más los bolsillos para financiar mejoras en empleo, educación, salud y otros servicios.

"Las protestas de por sí son impredecibles para los inversores y se ajustan a un patrón de creciente riesgo político que afectó las percepciones del mercado en casi todas los lugares", dijo el estratega de Standard Chartered Bank Philippe Dauba-Pantanacce.

Marc Ostwald, estratega global de ADM Investor Services, dijo que veía muchas de las protestas como puntos de inflexión de quejas con mucha historia sobre desigualdad, corrupción y opresión, además de variaciones sobre asuntos más amplios como el populismo y la antiglobalización. Estas son algunas de las protestas más grandes y las respuestas económicas de los gobiernos.

Chile

Las protestas comenzaron con un aumento de los costos del transporte público, pero escalaron para reflejar una ira creciente por la enorme desigualdad económica. El gobierno anunció una serie de medidas, como un salario mínimo garantizado, un aumento en la oferta de pensiones estatales y la estabilización de los costos de electricidad.

Ecuador

Las violentas protestas de principios de octubre obligaron al presidente Lenín Moreno a revertir su propio decreto para recortar los costosos subsidios al combustible. El gobierno estimó que los recortes habrían liberado casi 1500 millones de dólares por año del presupuesto y ayudado a reducir el déficit fiscal.

Bolivia

Las protestas y marchas masivas estallaron después de que la oposición dijo que el recuento de votos de las elecciones fue manipulado. Los disturbios son la prueba más severa para el gobierno de Evo Morales, quien llegó al poder en 2006, y con una economía todavía en crecimiento, pero sin el mismo vigor.

Hong Kong

Hong Kong fue golpeado por cinco meses de protestas en principio contra un proyecto de ley de extradición. Pero las protestas expresaron además otras demandas y llevaron a anunciar paquetes para la economía de la ciudad, particularmente en sus industrias de transporte, turismo y comercio minorista

Líbano

Cientos de miles de personas inundan las calles desde hace dos semanas, furiosas con una clase política a la que acusan de llevar la economía al punto del colapso. El primer ministro Saad al-Hariri anunció pasos hacia medidas demoradas desde hace mucho para arreglar las finanzas de un Estado muy endeudado

Irak

Más de 100 personas murieron desde principios de octubre en violentas protestas en un país donde muchos, especialmente jóvenes, vieron pocos beneficios económicos desde la victoria sobre los jihadistas de Estado Islámico. El gobierno respondió con un plan de 17 puntos para aumentar subsidios a pobres y desempleados y programas de capacitación, entre otras medidas.

Egipto

Las protestas contra el presidente Abdel al-Sisi estallaron en El Cairo y otras ciudades en septiembre tras los llamados en las redes sociales para manifestarse contra la corrupción del gobierno y las recientes medidas de austeridad. Alrededor de 3400 personas fueron arrestadas desde que comenzaron las protestas.

Francia

El movimiento de los "chalecos amarillos" comenzó hace un año para oponerse a los aumentos de los impuestos a los combustibles, pero rápidamente se transformó en una reacción más amplia contra el gobierno del presidente Emmanuel Macron, la creciente desigualdad económica y el cambio climático.

Macron revirtió rápidamente los aumentos de impuestos y anunció una serie de medidas por valor de más de 10.000 millones de euros para aumentar el poder adquisitivo de los votantes de bajos ingresos. A eso le siguió otro paquete de recortes de impuestos de 5000 millones de euros en abril.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.