Las seis causas judiciales que debe enfrentar Silvio Berlusconi tras su expulsión del Senado

Desde el caso por fraude que lo llevó a perder su escaño hasta el divorcio con su ex mujer, el ex primer ministro italiano deberá sentarse en el banquillo más de una vez
(0)
28 de noviembre de 2013  • 08:43

La expulsión de Silvio Berlusconi como senador por la "Ley Severino", que veta la elección o presencia en el Parlamento de condenados a más de dos años de cárcel, alejó al ex primer ministro italiano de la actividad parlamentaria, y lo obligará a estar cada vez más pendiente de las causas judiciales que todavía tiene abiertas.

Hasta ahora, il Cavaliere había sido procesado en una treintena de ocasiones en los últimos 20 años, pero siempre había logrado ser absuelto gracias a prescripciones o a leyes que despenalizaban los delitos que se le atribuían, lo que no ocurrió con el caso Mediaset, por el que fue condenado y luego expulsado del Senado.

Fraude fiscal

Berlusconi fue condenado en agosto pasado por el Tribunal Supremo de su país a cuatro años de prisión (conmutados a un año de arresto domiciliario o trabajo comunitario) por fraude fiscal por el caso Mediaset, por el que la Corte de Apelación de Milán le ha impuesto además dos años de inhabilitación para cargo público.

Esta última cuestión, que se desprendió de la pena principal de cárcel al establecer el Supremo que había que volver a calcular la inhabilitación de cinco años impuesta en primera y segunda instancia, está pendiente de recurso de casación.

Los jueces del Supremo fallaron en contra del veterano líder político por aumentar artificialmente el precio de los derechos de transmisión de películas estadounidenses en Italia a través de Mediaset, con el fin de evadir dinero al fisco y desviarlo a cuentas en el extranjero.

Ese proceso comenzó en 2007 con acusaciones de evasión fiscal entre 1992 y 2006, mediante la que habría escamoteado al fisco italiano unos 500 millones de euros. Sin embargo, fue condenado finalmente por un fraude fiscal de solo 7,3 millones de euros durante 2002 y 2003.

Rubygate

El tribunal de Milán lo condenó en junio de este año en primera instancia a siete años y a inhabilitación perpetua para el ejercicio de un cargo público de cárcel por abuso de poder y prostitución de menor por el llamado caso 'Ruby'.

El ex jefe de gobierno fue condenado por haber pagado en 10 ocasiones a Ruby -el apodo de una exuberante marroquí menor de edad en el momento de los hechos- por sus servicios sexuales. El caso se complica más por la acusación de que Berlusconi presionó a la policía para que la liberara tras su detención por hurto, en mayo de 2010.

Se trata del primer fallo, ya que tiene dos oportunidades más para recurrir la sentencia, según el derecho italiano. La sentencia está en suspenso por la presentación de un recurso.

Proxenitismo

Berlusconi corre el riesgo de que lo procesen por el reclutamiento de prostitutas en la ciudad de Bari (Pullas, sur). En este caso se sospecha que haya instigado a las chicas a decir mentiras ante las autoridades judiciales para evitar escándalos por sus controvertidas veladas en su residencia privada al ritmo del "bunga-bunga" y de haber sobornado al mediador que las contactaba.

Corrupción

Además se está celebrando la audiencia preliminar del juicio por la supuesta compra en 2007 del senador Sergio de Gregorio para hacer caer al Gobierno de Romano Prodi.

Deberá comparecer en febrero ante el tribunal de Nápoles por esta causa.

Violación del sumario

Hay otra apelación en curso por la condena de Berlusconi a un año de cárcel por el delito de violación del sumario con la publicación de escuchas telefónicas en el diario "Il Giornale", propiedad de su hermano Paolo.

Los hechos se remontan a 2005, cuando el rotativo publicó una conversación telefónica entre el presidente de la aseguradora Unipol, Giovanni Consorte, y el entonces líder del partido Demócratas de Izquierda (DS), Piero Fassino, sobre el supuesto intento de ambos de hacerse con el control de Banca Nazionale del Lavoro (BNL). El delito está por prescribir.

Divorcio

El magnate, uno de los empresarios más ricos de Europa, fue condenado a indemnizar a su ex esposa, Veronica Lario, con 3 millones de euros mensuales para garantizarle el mismo tenor de vida que llevaba cuando estaban casados. Los abogados de Berlusconi presentaron un recurso contra la decisión.

Agencias AFP y EFE

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.