Las "vueltas" del ex gobernador, eje de las reservas republicanas

Muchos votantes mostraron sus dudas sobre el "ambiguo" discurso de Romney
Beth Fouhy
(0)
11 de enero de 2012  

HOLLIS, New Hampshire.- Cuando al militante republicano John Anderson, de New Hampshire, le preguntan qué piensa sobre el aspirante a la nominación presidencial Mitt Romney, este jubilado y ex obrero de la construcción frunce el ceño.

"Mi problema con él es que juega a dos puntas en todos los temas", dijo este vecino de la ciudad de Hollis, en referencia al apoyo del ex gobernador de Massachusetts a la reforma de salud en el estado y a su rechazo a un programa federal de características similares.

"Si el ex gobernador Romney se convierte en el candidato del Partido Republicano, contará con mi voto. Pero en las primarias la mayoría de nosotros no sabe para dónde agarrar", señaló Anderson antes de ir a votar ayer en New Hampshire.

Romney partió com el candidato favorito en New Hampshire, donde es dueño de una casa de vacaciones y donde mantiene una presencia constante desde su candidatura presidencial de 2008.

Pero aunque las encuestas previas a la votación de ayer sugerían que se encaminaba a una victoria segura en las primarias del estado, muchos simpatizantes republicanos aseguraron, después de votar, se mostraron preocupados por la confiabilidad de Romney y sus giros de 180 grados en cuestiones clave.

Los votantes republicanos de New Hampshire se mostraron deseosos de reemplazar al presidente Barack Obama (en las elecciones presidenciales del próximo 6 de noviembre), pero no ocultaron su desilusión con las decisiones que se toman en Washington y las promesas de los políticos en general.

En los días previos a las elecciones de ayer, Romney reunió multitudes en todo el estado. Después de sus discursos, los votantes se agolpaban en torno al escenario para pedirle autógrafos y sacarse fotos con él.

Pero cuando se les preguntaba por qué lo seguían, los votantes no declaraban estar encantados o especialmente entusiasmados con él, como suele ser la respuesta típica en estos casos. Señalaban, en cambio, que Romney es "estable", un contraste abrupto con el resto de los candidatos, que ascendieron en las encuestas para caer rápidamente.

"Es el más resistente, simplemente eso", dijo Brian Starling, quien asistió a un acto de Romney en Bedford. "No ha tenido altibajos", agregó.

Starling dijo que aunque no decidiría hasta el último momento si votar a Romney, en las primarias presidenciales de 2008 apoyó al ex gobernador de Massachusetts.

Aquí en New Hampshire, donde la tasa de desempleo es de sólo 5,2% -muy por debajo del promedio nacional-, muchos votantes parecían menos preocupados por la economía nacional que por la integridad y el carácter de los candidatos. Según ese criterio, para los votantes Romney se queda corto.

"No creo que sea tan conservador como él quiere que lo vean", dijo Thelma Miller, residente de Gilford, y agregó que se inclinaría por apoyar al ex senador por Pensilvania Rick Santorum.

Angel Pendergrass, quien asistió a un acto de campaña del aspirante republicano Ron Paul en Meredith, no anduvo con rodeos. "Romney se da vuelta con demasiada facilidad, con eso me basta", disparó.

Mientras evaluaban a los otros candidatos, los votantes manifestaron estar impresionados por la inteligencia del ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, las convicciones conservadoras de Santorum, el apego de Paul a la Constitución y la experiencia de gobierno de Jon Huntsman, ex gobernador de Utah.

Pero casi todos los entrevistados dijeron que su prioridad sigue siendo encontrar un candidato que pueda derrotar a Obama.

Las encuestas a los participantes de los caucus de Iowa, celebrados la semana pasada, demuestran que Romney es considerado por lejos el candidato con más chances del Partido Republicano. Ese factor lo ayudó a imponerse por escaso margen en los caucus a pesar de haber contado con poco tiempo y recursos limitados en ese estado.

Pero algunos votantes de New Hampshire se mostraron indecisos hasta último momento. "Todos dicen que Romney es la mejor opción. A mí me gusta, pero no es mi primera alternativa", dijo Ed Cormier, residente de Rochester, y señaló que el área de defensa y la política exterior son las principales preocupaciones electorales. Cormier, visitador médico, dijo que al principio le gustaba Rick Perry y después Hermain Cain. Desde hace unos días, cambió su preferencia y se inclinó por Newt Gingrich.

Algunos votantes creen que un candidato más moderado es precisamente lo que los republicanos necesitan para ganarse a los independientes que votaron a Obama la última vez. Pero son muchos los que evalúan otras opciones además de la de Romney.

"Todos repiten que necesitamos a un conservador, pero así no vamos a ganar unas elecciones generales. Hay que tener ideas de centro", dijo Don Millbrand, un ingeniero mecánico de Bristol que apoya a Huntsman. Millbrand rescató el trabajo de Huntsman como embajador de Obama en China, que le sumó una valiosa experiencia de gobierno.

La residente de Wolfeboro Robin Caine se considera a sí misma de centro y dijo que admira a la familia de Romney, casado desde hace 43 años con su esposa, Ann. Pero Caine dice haberse sentido incómoda con las vueltas de Romney en cuestiones clave y que en su lugar apoyaría a Ron Paul.

Muchos votantes expresan su admiración por Santorum, que casi le gana a Romney en los caucus de Iowa de la semana pasada, convirtiéndose así en el rival mejor posicionado. Si bien el hecho de haber estado cerca de ganar insufló nuevo aire a la candidatura de Santorum, su estricto conservadurismo social fue visto como una desventaja en New Hampshire, donde los republicanos son mucho más pragmáticos que en Iowa.

Pero Gail DiMasi, de Munsonville, dijo que se niega a creer en el argumento de que Romney es el candidato "más potable". Señaló que le gustó la franqueza de Santorum y que se inclinaría a votar por alguien que la entusiasmara. DiMasi cree, sin embargo, que Romney puede vencer a Obama en las elecciones. "Pero eso no alcanza para votar a alguien; yo espero más", apuntó.

Traducción de Jaime Arrambide

48%

La intención de voto de Obama


La estabilización de la economía colaboró para que el mandatario repuntara en las encuestas luego de un descenso continuo desde mayo pasado .

43%

Las preferencias sobre Romney


El precandidato con mayores posibilidades de devolverles el poder a los republicanos redujo en tres puntos la distancia que lo separa de Obama.

Por: Beth Fouhy
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.