Opinión. Lecciones de piratas