Liberarían hoy a seis rehenes extranjeros en las Filipinas

Será en retribución a la excarcelación de dos guerrilleros
Será en retribución a la excarcelación de dos guerrilleros
(0)
27 de agosto de 2000  

ZAMBOANGA, Filipinas.- Seis de los doce rehenes extranjeros retenidos por rebeldes musulmanes en Filipinas serán dejados en libertad de un momento a otro, tras la excarcelación de dos guerrilleros que habían sido arrestados por supuesta complicidad en los secuestros, dijeron funcionarios.

Ayer, en una llamada telefónica con el jefe negociador, el comandante rebelde Ghalib "Robot" Andang preguntó si los dos hombres habían sido efectivamente liberados, dijo un miembro del equipo negociador. Cuando se le informó que habían sido dejados en libertad bajo fianza, Andang accedió por su parte a dejar hoy en libertad a cuatro mujeres capturadas como rehenes -tres francesas y una sudafricana-, juntamente con el alemán Werner Wallert y un finlandés.

Los negociadores trataban de persuadir a los rebeldes para dejar en libertad a otras dos personas, dijo.

Los dos individuos arrestados, Jeffrey Lau Jinnul y Adjid Halik, habían sido detenidos el jueves último, cuando trataban de cambiar 240.000 dólares en pesos filipinos en un banco de Zamboanga, y fueron acusados de complicidad en el secuestro.

La policía dijo que había recibido presiones de altos funcionarios gubernamentales para que excarcelase a los individuos, que fueron dejados en libertad bajo una fianza de 2700 dólares cada uno, según funcionarios del tribunal. El tribunal retuvo además los 240.000 dólares que les fueron decomisados a los detenidos.

Los militares calculan que los rebeldes han recibido más de 5,5 millones de dólares por la libertad de nueve malayos y un alemán.

Cautivos en la selva

Los rehenes han sido mantenidos por los rebeldes en una selva de la isla remota de Jolo, a 930 kilómetros al sur de Manila.

Una vez que sean dejados en libertad serán trasladados en helicóptero a Zamboanga, un puerto cercano, donde deberán ser presentados a sus respectivos embajadores, y luego viajarán en avión hasta Trípoli, donde se reunirán con el dirigente libio Muammar Khadafy.

Los guerrilleros de Abu Sayyaf retienen a tres franceses, dos alemanes, dos finlandeses y dos sudafricanos secuestrados el 23 de abril en Malasia, así como a tres periodistas de la televisión francesa capturados el mes pasado, cuando visitaron el escondite rebelde.

También retienen a doce evangelistas filipinos que fueron al campamento a orar por los rebeldes.

En tanto, la Iglesia filipina pidió ayer al gobierno que retire la recompensa ofrecida por la captura de los líderes del Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI) "para avanzar en el proceso de paz", informó la agencia vaticana Fides.

El presidente de la Conferencia Episcopal filipina, monseñor Orlando Quevedo, se reunió con el presidente del país, Joseph Estrada, en Cotabato (isla de Mindanao), en el extremo sur de Filipinas.

A la reunión acudieron también el obispo de Kidapawan, monseñor Rómulo Valles, y Howard Dee, responsable de la organización no gubernamental (ONG) Tabang Mindanao, de ayuda a los refugiados.

Monseñor Quevedo se mostró satisfecho tras una reunión "positiva y llena de esperanza", según el comunicado hecho público ayer por la agencia del dicasterio vaticano para las misiones.

Añadió que los líderes del FMLI no volverán a la mesa de negociaciones si no se alcanza antes un alto el fuego.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.