Liberaron al hombre que atacó a Juan Pablo II