Líderes talibanes y de Al-Qaeda habrían muerto durante los ataques