La violencia en Irak: duro revés para el mandatario norteamericano. Limitan los poderes de Bush para la guerra