Linda Herring, la mujer que le dio hogar a más de 600 niños durante 50 años

En 50 años, Linda Herring nunca se negó a recibir a un nene
En 50 años, Linda Herring nunca se negó a recibir a un nene Crédito: Twitter Johnson County
(0)
12 de febrero de 2020  • 15:41

Linda Herring tiene 75 años y pasó los últimos 50 dedicada al cuidado de más de 600 nenes adoptivos que acogió en su casa del condado de Johnson, Iowa.

Desde octubre, Herring ya no puede acoger más nenes por problemas de salud y el Departamento de Servicios Humanos de Johnson organizó un evento al cual asistieron muchos de los nenes (hoy ya adultos) que ella crió y le entregaron un reconocimiento en el cual destacaron que nunca rechazó a ninguno, sin importar su edad, sexo ni necesidades especiales.

El reconocimiento señala que el Departamento podía llamar a Herring a cualquier hora de la noche y ella siempre estaba disponible para ir a buscar a un nene a cualquier parte y que mantuvo contenedores llenos de ropa para ellos en su garaje.

"Linda en su mayoría crió a nenes pequeños con necesidades médicas especiales y mantuvo contenedores de ropa en su garaje, apilados hasta el techo, etiquetados por tamaño y género. Nadie tenía que preocuparse de que un nene se quedara sin ropa en casa de Linda, incluso si solo llegaban con lo puesto", dice el reconocimiento.

Linda y su esposo, Bob, comenzaron a criar nenes adoptivos cuando vivían en Oxford, Iowa, y continuaron haciéndolo cuando se mudaron a Tiffin. "Mi mejor amigo estaba haciendo cuidado de crianza para adolescentes y pensé, 'Bueno, sería bueno hacer lo mismo', pero quería nenes pequeños. Entonces, hablé con el Departamento de Servicios Humanos y acepté llevar nenes con necesidades médicas", dijo Herring en declaraciones a CNN

A la par de esta actividad, dirigió una guardería para familias de la zona y de noche, trabajó como conserje en una escuela secundaria.

" Lloraba cuando los nenes salían de mi casa, sin importar cuánto tiempo habían pasado allí. Fue muy difícil despedirme de ellos. Siempre me preguntaba: '¿Por qué sigo haciendo esto?' porque nunca fue fácil decirle adiós a un nene. Pero seguí haciéndolo porque tenía mucho amor para dar", contó Herring.

Lloraba cuando los nenes salían de mi casa, sin importar cuánto tiempo habían pasado allí. Fue muy difícil despedirme de ellos
Linda Herring

Linda y Bob tienen ocho hijos, tres de los cuales fueron adoptados, uno de ellos es Anthony, que tenía seis meses cuando llegó a la casa de los Herring y fue adoptado oficialmente cuando tenía tres.

"Estoy eternamente agradecida por la vida que me dieron. Tanto ella como papá me han enseñado que la familia no está determinada por la sangre. Estoy más agradecido ahora que soy padre que cuando era nene, dijo Anthony Herring, que ahora tiene 39 años, a CNN.

"Pasé muchos años jugando y haciendo amigos con nenes adoptivos. Los vi ir y venir e incluso vi algunos adoptados. A cada nene que entró por su puerta, se le tomó una foto profesional y la colgó en la pared durante su estadía. Algunos se quedaron un par de días, algunos se quedaron para siempre. La puerta giró y nunca se detuvo", relató Linze Tonya, una de las nietas de Linda Herring.

"Sus vidas estaban ocupadas y rodeadas de nenes las 24 horas del día. Dieron sus vidas a estos nenes. Nunca condujeron autos lujosos o se fueron de vacaciones, no pudieron subirse al auto e ir a tomar una cerveza, ¡nunca pidieron o esperaron ningún reconocimiento por nada de eso! Entregaron sus corazones y su hogar para cuidar a los nenes de Iowa", finalizó Tonya.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.