Opinión. Llegó la hora de los actores secundarios