"Lo peor duró cuatro o cinco horas"