El escenario. Logros a medias para Obama