Londres retira sus submarinos nucleares

Por una falla en uno de los sumergibles
(0)
22 de octubre de 2000  

LONDRES.- El Reino Unido decidió retirar de servicio a toda su flota de submarinos nucleares, conocidos como "caza-asesinos", tras descubrir que las averías de una de sus naves atracadas en Gibraltar desde mayo último son más serias de lo que creía.

Se estima que la medida, más allá de ser un revés para el orgullo de la marina británica, afectará sustancialmente las operaciones militares internacionales del Reino Unido durante meses o tal vez años.

La Royal Navy convocó a puerto a sus 12 submarinos nucleares para realizarles una inspección que establezca si la falla detectada en el HMS Tireless -una fisura de dos milímetros en el sistema de refrigeración de su reactor nuclear- es fruto de su diseño y, por lo tanto, factible de repetirse en todas las unidades similares.

"Hemos registrado unas fugas muy pequeñas de material nuclear en el HMS Tireless que por el momento creemos no suponen un riesgo para la salud o para el medio ambiente, pero queremos estar totalmente seguros de que esto no puede repetirse con peores consecuencias en otras naves", señaló el ministro para las Fuerzas Armadas, John Spellar.

Sólo dos submarinos de este tipo se encuentran fuera de las aguas territoriales británicas, aunque lo suficientemente cerca como para regresar a su base en cuestión de tres días.

Clase Trafalgar

El HMS Tireless, de la clase Trafalgar, la misma que entró en acción durante la Guerra de Malvinas, atracó el 19 de mayo último, en el muelle del peñón de Gibraltar para reparaciones. Su larga permanencia en el lugar comenzó a despertar las sospechas de los residentes a ambos lados de la costa gibralteña, que exigieron su inmediata partida convencidos de que estaba contaminando las aguas del Mediterráneo.

El tema se convirtió pronto en una puja diplomática más entre Londres y Madrid, en el marco de la vieja disputa por la soberanía del peñón. El gobierno británico aseguró en un principio que las reparaciones se realizarían a la brevedad y que las quejas de los políticos y medioambientalistas españoles y gibraltinos eran "exageradas".

La semana última, en cambio, Londres tuvo que admitir que la grieta hallada "no es exactamente como se esperaba". En un informe del Consejo de Seguridad Nuclear, las autoridades británicas concedieron que "es probable que haya que modificar el método de reparación previsto, que consistía en cortar la tubería por la zona de la soldadura defectuosa por uno más complejo", lo que "obligará a evaluar la situación para determinar qué es lo que provocó el defecto".

Uno de estos submarinos participó el año último en operaciones en el Adriático lanzando misiles Tomahawk contra objetivos militares serbios durante la campaña de la OTAN en Kosovo. Los sumergibles retirados de servicio, sin embargo, suelen ser utilizados más que nada para el espionaje de barcos enemigos y para la protección de los cuatro submarinos Vanguard, armados con misiles nucleares estratégicos Trident.

Sin "guardaespaldas"

"Esto dejará a los Vanguard sin sus ´guardaespaldas´ habituales y provocará un verdadero caos en los programas de la marina -estimó John Large, experto de la revista Jane´s Defense-. El Reino Unido tiene sólo dos astilleros capaces de realizar este tipo de inspección y de reparaciones. La llegada de estos 12 submarinos necesariamente va a demorar en años las tareas de chequeos y actualización del resto de la flota."

El vocero en asuntos de Defensa del partido liberal, Menzies Campbell, calificó la situación de "papelón" y advirtió que lo sucedido "pone en duda tanto la capacidad como la credibilidad de nuestras fuerzas armadas".

Este no ha sido un año feliz para la Royal Navy. El mes último el Ministerio de Defensa también sacó de servicio a dos veteranos submarinos convencionales, HMS Soveign y HMS Superb, tras establecer que defectos de diseño encontrados en 1998 en su nave gemela HMS Sceptre podían poner en peligro la vida de sus tripulantes.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.