Londres, sin ruido pero con ferries y trenes llenos