Los 27 líderes de la UE, reunidos en Bruselas contra el cambio climático

En una cumbre de dos días, intentarán alcanzar un acuerdo para llevar a la reunión sobre calentamiento global en Copenhague
(0)
10 de diciembre de 2009  • 14:38

BRUSELAS.- Los 27 jefes de Estado o gobierno de la Unión Europea (UE) se dan cita en Bruselas desde hoy y hasta el viernes en un Consejo Europeo con el objetivo de anunciar una primera ayuda económica a los países pobres para combatir el cambio climático, confiando en que su gesto sirva de ejemplo al resto de potencias que negocian un acuerdo en Copenhague.

La crisis económica y la penuria que atraviesan las arcas públicas de los Estados de la Unión Europea (UE) harán difícil arrancar compromisos cuantiosos en esta cumbre de dos días, sin embargo, cinco países de la UE, entre ellos España, han anunciado ya aportaciones voluntarias, y los jefes de Estado y Gobierno comunitarios intentarán mostrar una cifra conjunta para así promover una iniciativa a nivel global.

Los propios suecos prometieron 765 millones de euros durante los próximos tres años, los británicos 884 millones de euros, Dinamarca 160 millones, Bélgica 150 millones y Finlandia 100 millones. "Es importante que demos dinero, esto demuestra nuevamente el liderazgo de la UE" en las negociaciones sobre cambio climático, afirmó la ministra sueca de Asuntos Europeos, Cecilia Malmström.

Varias fuentes comunitarias han avanzado su convencimiento de que la Unión logrará acordar una cantidad concreta para promover a nivel mundial ese fondo. "Habrá una cifra" europea en las conclusiones, asegura una de las fuentes.

Millones destinados. La UE ha propuesto habilitar entre 5000 y 7000 millones de euros anuales a nivel mundial durante el período 2010-12 para financiar esas acciones rápidas contra los efectos del cambio climático en los países en desarrollo.

La ayuda a las naciones menos desarrolladas, sin la que difícilmente un acuerdo contra el cambio climático resultaría creíble, es uno de los asuntos clave de la conferencia de Copenhague que finalizará la próxima semana.

Los países ricos y por ende los más contaminantes están llamados a responsabilizarse de esta ayuda llamada de desembolso inmediato, para el periodo 2010-2012. Para más adelante, se dejaría la creación de un fondo permanente mucho más cuantioso, abastecido con recursos públicos y privados.

Los líderes comunitarios, que tratarán el cambio climático en la cena de hoy, discutirán también "las tácticas" que debe emplear el bloque europeo en Copenhague para tratar de conseguir un acuerdo lo más ambicioso posible, dijo una fuente diplomática local.

La UE se ha comprometido a reducir sus emisiones de efecto invernadero en un 20 por ciento para 2020 respecto a los niveles de 1990, pero ha subrayado -y volverá a hacerlo en este Consejo Europeo- su disposición a llegar al 30 por ciento si otros países hacen esfuerzos equiparables.

Pero los europeos no han visto hasta ahora en Copenhague suficientes compromisos por otras partes. "No se han registrado aún esfuerzos comparables" a los de la UE, recalcó la fuente diplomática.

Aliento al compromiso. Con la convicción de que un primer gesto de la UE alentará a otras potencias como Estados Unidos y Japón a seguir el ejemplo, los Estados europeos, aunque con cuentagotas, empezaron a anunciar sus contribuciones.

Otro de los asuntos que estarán sobre la mesa será la posibilidad de que la UE eleve su objetivo de reducción de emisiones de dióxido de carbono para 2020, de 20 a 30%, con respecto a los niveles de 1990.

"Nuestros países deben ser tan ambiciosos como pretenden serlo", emplazó el primer ministro británico, Gordon Brown. Su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, también quiere llegar al objetivo 30% "lo antes posible", dijo el jueves el ministro de Medio Ambiente, Jean-Louis Borloo.

Pero la presidencia sueca de la Unión ha dejado claro que Estados Unidos debe mejorar sus propuestas. "Juzgamos que los compromisos de Estados Unidos de reducir un 17% sus emisiones en 2020 con respecto a 2005 (equivalente a 4% respecto a 1990), no son comparables a los de la UE", lamentó el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt.

Para limitar el cambio climático a un aumento de 2 C, los países desarrollados deberían reducir en 2020 sus emisiones de 25 a 40% comparado con los niveles de 1990, según los científicos.

Por ahora, las propuestas de estas naciones llegan a un promedio de 13,3%. Como mucho, alcanzarían el 17,8% a condición de que la UE elevara sus esfuerzos al 30%.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.