Los aeropuertos de San Pablo y Río de Janeiro realizan los controles en forma digital