Los aliados árabes de Washington, en una encrucijada