Masacre. Los atacantes en Egipto llevaban la bandera de EI