Los ataques selectivos, una riesgosa técnica israelí

Dan Williams
(0)
12 de enero de 2012  

JERUSALEN.- Si el servicio secreto israelí, el Mossad, está detrás del asesinato cometido ayer contra un científico nuclear iraní, sería el último capítulo de una larga historia de acciones encubiertas de Israel contra un enemigo al que es mejor no enfrentarse con toda su fuerza.

Como suele suceder, funcionarios israelíes se negaron a realizar comentarios sobre el asesinato de Mustafa Ahmadi Roshan, el científico que murió al explotar una bomba magnética colocada en su auto por un motociclista, un hecho por el que Irán culpó inmediatamente a Israel.

Los críticos condenan cualquier asesinato selectivo por motivos morales y cuestionan su eficacia a largo plazo, pero las autoridades israelíes creen que este tipo de acciones juega un papel vital en la defensa del Estado y, si de Irán se trata, Israel mide sus beneficios de acuerdo con los retrasos que éstas originan.

Los asesinatos a la luz del día de técnicos atómicos agotan las reservas iraníes de expertos nucleares y provocan el pánico entre aquellos que siguen vivos, lo que genera un fenómeno que los veteranos del Mossad califican como "deserción virtual".

"No es que hayamos visto renuncias masivas, sino más bien una sensación de difusa paranoia, dado el grado en que su seguridad fue comprometida", dijo un funcionario israelí experto en temas iraníes. "Esto significa que tienen que tomar más precauciones, incluyendo, tal vez, estar un poco menos dispuestos a destacar por su excelencia en el trabajo nuclear. Esto ralentiza las cosas", agregó.

Satisfechos de poder desviar la culpa, los funcionarios israelíes suelen decir que muchas personas tienen interés en sabotear las operaciones iraníes. "Creo que varios actores, no sólo Israel, están activos en Irán -dijo el ex subdirector del Mossad Ilan Mizrahi-. No son sólo países, son movimientos que incluyen también a la oposición iraní."

Los antecedentes

Israel tiene un historial reconocido como un Estado patrocinador de los ataques y la intimidación secreta, que va desde cartas-bomba enviadas a los científicos alemanes al servicio del programa de misiles de Egipto en la década de 1960 hasta la caza de los palestinos implicados en el asesinato de 11 atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de 1972. Más recientemente, en 1995, agentes israelíes asesinaron en Malta al jefe de la Jihad Islámica Fathi Shiqaqi, y se sospecha que otro equipo del Mossad estuvo detrás de la muerte del comandante de Hamas Mahmoud al-Mabhouh en un hotel de Dubai, en 2010.

Los defensores de este tipo de tácticas dicen que evitan una guerra abierta y que pocas veces Israel es culpado ampliamente del hecho. "Cuando se lucha contra el terror, tomar como blanco a los jefes de las organizaciones terroristas es positivo", dijo Mizrahi, justificando los asesinatos.

Contrario al programa nuclear de Irán, Israel, al igual que Estados Unidos, ha insinuado que podría recurrir a la fuerza militar para frenar los planes de Teherán. Sin embargo, no tiene mucho interés en desestabilizar la región mediante la apertura de un nuevo frente bélico.

Los asesinatos conllevan sus propios riesgos incalculables, como supo el Mossad en 1997, cuando hombres del organismo de inteligencia enviados a Amán para envenenar al líder de Hamas Khaled Meshaal fallaron en su trabajo y fueron capturados.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, entonces en su primer mandato, había ordenado el golpe presionado para vengar los atentados suicidas de Hamas. Netanyahu se vio posteriormente obligado a reparar las relaciones con Jordania y liberar al mentor espiritual de Hamas, el jeque Ahmed Yassin, entre otras medidas.

A diferencia de otras oportunidades, ayer Irán no sólo culpó a Israel por la muerte del científico, sino que también divulgó la naturaleza sensible del trabajo de la víctima en las instalaciones de Natanz.

"Los iraníes están exponiendo esto para que, en última instancia, se entregue un alto grado de racionalidad y justificación por lo que eventualmente se considerará una represalia", dijo Uzi Rabi, un experto en Medio Oriente de la Universidad de Tel Aviv.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.