Los candidatos ignoraron otra vez la veda electoral