Los carteles dicen que no son asesinos y aceptan una tregua