Los consumidores, divididos ante la nueva norma