Los contratos para la reconstrucción en EE.UU., bajo sospecha

Denuncian que no hubo licitaciones
(0)
27 de septiembre de 2005  

NUEVA YORK.- Después de las fuertes críticas por la lentitud y la falta de previsión de la Casa Blanca para enfrentar el desastre que provocó el huracán Katrina, el presidente George W. Bush se encuentra nuevamente en el banquillo de los acusados por haber concedido "a dedo" -y no mediante un concurso transparente- gran parte de los contratos millonarios para la reconstrucción de las zonas de Nueva Orleáns devastadas por el ciclón.

Entretanto, mientras continúa el retorno de los evacuados por el paso del huracán Rita y son restablecidos los servicios básicos, como luz, agua y gas en el estado de Texas, Bush anunció ayer que está dispuesto a recurrir por segunda vez en este mes a las reservas estratégicas de petróleo, para compensar las consecuencias de la paralización de la actividad en varias refinerías del Golfo de México.

Al igual que sucedió en la reconstrucción de Irak tras la guerra, muchos de los contratos concedidos por la administración de Bush no cumplen los requisitos legales y una importante partida del gasto público para la reconstrucción se la ha adjudicado una filial de Halliburton, el grupo que dirigía el actual vicepresidente Dick Cheney.

En un artículo publicado ayer por el diario The New York Times, que tuvo acceso a los contratos, aparece el primer balance detallado del gasto de las distintas agencias federales en la reconstrucción, que incluye más de 15 contratos que exceden los 100 millones de dólares, entre ellos cinco de 500 millones o más.

"Más del 80 por ciento de los contratos, por un monto de 1500 millones de dólares, firmados sólo por la criticada Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA), fueron adjudicados sin licitación o mediante concurso restringido", precisa el diario neoyorquino.

Entre los contratos en revisión está el asignado a la empresa AshBritt, que fue cliente de una antigua firma del actual gobernador del estado de Mississippi, el republicano Haley Barbour.

Esta empresa ha firmado un contrato por 568 millones de dólares para retirar escombros, monto que la industria considera muy elevado, según el diario, especialmente porque las tareas serán llevadas a cabo por compañías subcontratadas a un precio muy inferior.

Este hecho "ha levantado preocupación entre los revisores de cuentas y funcionarios del gobierno ante las posibilidades de favoritismo o abusos", indica The New York Times.

El diario ha denunciado que dos de las empresas que participan en la reconstrucción -el Shaw Group y Kellogg, Borwn & Root- son filiales de Halliburton, lo que pone de nuevo en evidencia las conexiones políticas de este grupo, al que años atrás el Pentágono le concedió contratos por 7000 millones de dólares para reconstruir Irak.

"Gran inquietud"

El inspector general para el Departamento de Seguridad de la Patria -del que depende el FEMA-, Richard Skinner, dijo que "cuando se hace una cosa así [por la concesión a dedo de los contratos], aumenta la vulnerabilidad ante el fraude, el despilfarro común y la mala gestión". Skinner, cuyos empleados están revisando los contratos, afirmó sentir una "gran inquietud" ante lo que está viendo.

El Congreso norteamericano autorizó el desembolso de 62.300 millones de dólares para hacer frente a los daños causados por el huracán Katrina, de un total previsto de unos 200.000 millones. A esta cantidad habrá que añadir decenas de miles de millones tras la destrucción ocasionada en los últimos días en Texas y Louisiana por el huracán Rita, que dejó siete muertos.

En tanto, en un intento por calmar a los norteamericanos preocupados por el aumento del precio de la nafta, Bush decidió utilizar, de ser necesario, las reservas estratégicas de petróleo y así compensar las consecuencias del paso de dos huracanes por la principal zona nacional de producción y refinado. La producción de aproximadamente 1,7 millones de barriles diarios de petróleo podría haber quedado bloqueada a causa del paso de Rita, y 900.000 barriles diarios siguen suspendidos por culpa de Katrina.

Agencias EFE, AP y ANSA

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?