El escenario. Los edificios provocan muertos, no los sismos