Los espías, la clave para dar con el paradero de Ben Laden