Los exabruptos de Lula

Andrés Oppenheimer
(0)
22 de julio de 2003  

MIAMI.- Desde que asumió, hace seis meses, el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, sorprendió al mundo con su dramática transformación de un líder sindical antisistémico en un estadista defensor de políticas económicas responsables. Pero tiene un problema: habla demasiado.

Casi no pasa una semana en que Lula no haga un discurso improvisado o diga algo que obligue a sus asesores a salir corriendo a hacer rectificaciones.

Durante un reciente viaje a Inglaterra para asistir a una cumbre de líderes progresistas, Lula dijo: "Si hay una cosa que admiro de Estados Unidos es que lo primero que piensan es en ellos, lo segundo es en ellos y lo tercero en ellos. Y si aún les queda tiempo, piensan en ellos nuevamente´´.

La platea estalló en risas, y algunos aplausos. Unos minutos después, Lula criticó el embargo norteamericano a Cuba, diciendo que éste existe debido a "los votantes en Miami´´. Al día siguiente, en otra metida de pata, Lula dijo en Londres que su anfitrión, el primer ministro Tony Blair, no estará en el poder en dos o tres años. En realidad, a pesar de sus problemas políticos, Blair no ha descartado presentarse para la reelección.

Al gobierno de Bush no le pareció tan simpático el comentario de Lula. La embajadora de Estados Unidos en Brasil, Donna Hrinak, dijo a O Estado de Sao Paulo que el comentario "no refleja la relación de cooperación mutua que él y Bush establecieron durante su exitosa visita a Washington el mes pasado´´.

Un día después, el ministro de Relaciones Exteriores brasileño, Celso Amorim, intentó apagar el incendio diciendo que las declaraciones de Lula habían sido "malinterpretadas´´.

Un estilo directo

Lula, un ex trabajador metalúrgico, llegó a la presidencia del país más grande de América del Sur con un estilo sincero y directo que cautiva a sus audiencias. El problema es que muchas veces sus declaraciones van en contra de su propia política.

Hace sólo unas semanas, al ufanarse de sus buenas relaciones con Bush, dijo que el mundo se "sorprendería´´ de cómo Brasilia y Washington mejorarán sus relaciones.

"Habla demasiado´´, me señaló William Barr, ex jefe de la sección política de la embajada estadounidense en Brasil, que hoy trabaja como consultor privado en Brasilia. "Básicamente, Lula habla según el público que tenga adelante, sin tomar en cuenta las consecuencias."

Desde su asunción, Lula ha dado más de 100 discursos, muchos de ellos improvisados. La revista brasileña Veja dice que éstos son vestigios de su pasado como líder sindical. "En el mundo de las asambleas sindicales la palabra tiene mucho peso, casi tanto como la acción. Quien dice el mejor discurso se gana la asamblea. Pero en el gobierno, ganarse la gente es sólo el primer paso´´, dijo la revista.

¿Se acabó la luna de miel de Lula y Bush por el incidente?

"No estamos hablando de una luna de miel, sino de una sociedad a largo plazo en beneficio mutuo´´, me dijo la embajadora estadounidense. Afirmó que el comentario de Lula había sido "sorprendente, tomando en cuenta los grandes avances logrados en la relación bilateral´´, pero agregó que "un comentario no cambia nuestra dedicación a lograr esa meta´´.

¿Mi opinión? El futuro de la relación de Brasil con Estados Unidos dependerá de varios factores, incluidos si Lula logra que el Congreso apruebe su reforma impositiva y jubilatoria; si adopta una postura constructiva en las negociaciones para la reunión de libre comercio planeada para noviembre en Miami, y si no se va de boca ante la platea de funcionarios del régimen cubano si realiza una posible visita a la isla en septiembre.

Si Lula aparece aplaudiendo a Castro en La Habana, en un momento en que todo el mundo se ha distanciado de la dictadura más antigua del mundo, será visto como un hombre anclado en el pasado.

Pero si Lula se reúne con la oposición y adopta una postura en favor de la democracia en la isla, aunque critique el embargo comercial de Estados Unidos, su prestigio en Washington y Europa aumentará. Allí se verá si Lula representa a la nueva izquierda o si sigue atado a la vieja izquierda totalitaria, con algunas concesiones a Wall Street.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?