El escenario. Los fantasmas del pasado asustan hasta a los más optimistas