Temen un enfrentamiento como en tiempos de Thatcher. Los gremios británicos, en pie de guerra contra Blair