Son los sextos comicios desde 1982. Los hondureños elegían presidente en un clima de tensión