Los jóvenes, pioneros de la rebelión, pero sin un plan político