Los latinos no olvidaron la promesa migratoria