Los latinos van por más y aspiran a gobernar

Antonio Navalón
(0)
2 de agosto de 2015  

MADRID.- A partir del inolvidable Franklin D. Roosevelt, que ganó cuatro elecciones, una norma constitucional limitó a dos mandatos el máximo tiempo para ocupar la Casa Blanca. Si no fuera por eso, Barack Obama -que en los dos últimos años de su segundo mandato ofreció su mejor cara- podría volver a ser presidente. ¿Por qué? Porque hoy es el único político en los Estados Unidos que podría concentrar el voto latino, el afroamericano y el que está inconforme con el imperialismo chino.

Ya empezó la campaña para 2016 y se distinguen dos tendencias claras. La primera es el conjunto de aspirantes republicanos que buscarán conquistar el Despacho Oval. La segunda, la hegemonía que, por ahora, tiene Hillary Clinton en el proceso demócrata para sustituir a su antiguo enemigo, después aliado, y posteriormente jefe. Mientras, hay 50.000 nuevos votantes latinos cada mes y unos 55,4 millones de estadounidenses de ese origen que ya representan más del 17% de la población total del país.

Los votantes latinos no sólo fueron la clave de las elecciones de 2008 y de 2012, sino que ahora exigen políticas que vayan más allá del "hola, amigos" o "hasta la vista, amigos", las escasas frases en español que les han dirigido algunos políticos estadounidenses. Obama no tuvo fuerza para consolidar la reforma migratoria, pero sí el valor de presentarla y de acusar a los partidos de falta de sensibilidad e inteligencia política por no aprobarla.

Hoy, los latinos -con más del 70% de sus votantes nacidos en los Estados Unidos- ya no tienen nada que ver con aquellos tiempos en los que Ronald Reagan, en función de las elecciones, decidió legalizar a casi tres millones de inmigrantes. Entonces, ellos y sus hijos se avergonzaban de hablar español. Ahora hablarlo les da ventaja, capacidad y armas para defenderse. Además, hay que tener en cuenta que el voto latino se agrupa en torno a Univisión, la cadena hispana que está haciendo la mayor campaña de denuncia contra la política mexicana y su presidente.

Los latinos, con un esquema de vida diferente del de los afroamericanos, piden a los candidatos y a los partidos ofertas y políticas que no estén basadas en la seguridad social, en cupones para comida o en la caridad del Estado. Ahora, la comunidad latina aspira a gobernar. Busca el éxito y no la caridad. Se volvió competitiva y cada vez dirá mucho más. Da la impresión de que ni el Partido Demócrata ni el Partido Republicano están en condiciones de construir una oferta política que vaya más allá del hecho de que se debe contar con los latinos sólo para ganar.

La capacidad que tiene Obama para hablar con ellos, a pesar de haber sido el presidente que más latinos deportó en la historia del país, puede ser un factor decisivo a la hora de inclinar el voto de esa comunidad. Y en la otra vertiente, un hecho incontestable: el crecimiento demográfico de las minorías en los Estados Unidos muestra que los asiáticos y, en particular, los chinos se convertirán en los próximos años en una de las minorías más importantes, lo que marcará un cambio sustantivo.

Los latinos y los afroamericanos nunca fueron dependientes de su pasado. Tienen valores sentimentales vinculados con sus orígenes, pero no tienen estructura política para repetir una cultura basada en sus ancestros. Sin embargo, la comunidad asiática siempre respetará a sus mayore. Por tanto, quien logre dominarlos dominará su voto.

© El País, SL

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.