Los “lobos solitarios”, una amenaza para la que todavía no hay respuesta