Los matices de izquierda, según Felipe González